Gelatina para vegetarianos

Uno de los problemas cuando escogemos una alimentación vegetariana es la sustitución de aquellos productos que antes nos gustaban y que ahora ya no podemos consumir. La gelatina es uno de esos productos que los vegetarianos debemos suplantar; por suerte existe una maravillosa alga que funciona como un maravilloso gelificante: el agar-agar. En este artículo te lo contamos todo sobre ella.

Gelatina para vegetarianos

Qué es el vegetarianismo

El vegetarianismo es una decisión que se encuentra vinculada a la búsqueda del equilibrio del cuerpo con nuestra mente y la armonía con el entorno. Dentro de los vegetarianos existen diversas clasificaciones dependiendo del tipo de alimentación que lleven.

Los vegetarianos estrictos son aquellos que se identifican con el veganismo y por tanto no consumen ningún producto de origen animal. Estos vegetarianos llevan esta forma de vida porque consideran que todos los seres sintientes somos iguales y apuestan por el respeto humano para la diversidad de especies.

Los ovo vegetarianos son aquellos que han escogido prescindir de la carne por cuestiones personales y de salud. No obstante, consumen huevos, aunque no leche o productos derivados de ésta.

Los lacto vegetarianos no consumen carne ni derivados, tampoco comen huevos; pero sí, leche.

Los ovo lacto vegetarianos como su nombre lo indica consumen tanto huevos como productos lácteos.

Estas son las clasificaciones oficiales, no obstante existen muchas otras variantes y tendencias dentro del vegetarianismo. Del mismo modo, las razones por las que cada uno escoge esta dieta puede ser muy diversas. Este artículo, no obstante, vale para cualquiera de ellos ya que la gelatina se realiza a partir de huesos y tendones de animales y el punto en el que todos los vegetarianos se encuentran es en que ninguno consume carne.

Agar-agar, gelificante apto para vegetarianos

El agar-agar es sin duda el gelificante más utilizado en la comida vegetariana y vegana y es que posee no sólo valiosas propiedades nutritivas sino que además es un excelente producto para aportar solidez a las comidas, consiguiendo muchas veces resultados superiores al de la gelatina normal.

Se trata de un alga marina que se encuentra en algunas regiones de África y que en el mercado puede conseguirse de tres formas diferentes: en polvo, en escamas o en tiras. Dependiendo de cada receta es conveniente uno u otro tipo para conseguir la consistencia que se desea. Una de las cosas a señalar es que, además, puede consumirse como cualquier otra alga, en ensaladas u otras comidas. Entre sus propiedades podemos mencionar que es una fuente impresionante de calcio, magnesio y fósforo; también aporta proteínas y fibra a nuestro organismo.

Una de las propiedades que más llama la atención del agar-agar es su capacidad para absorber el agua. Si tú colocas una cucharada de agar-agar en medio litro de agua en breve notarás cómo el alga comienza a gelificar el líquido de una forma asombrosa; en ese sentido ofrece más capacidades gelificantes que la gelatina de origen animal.

Existen muchas diferencias entre esta gelatina y las de origen animal. Entre sus contras cabe mencionar que es un gelificante que no rinde efecto en salsas y sustancias grasas, por lo que si necesitas solidificar una comida salada de estas características tendrás que escoger algún otro espesante, como los que te mostramos más adelante.

De todas formas, la mayoría de las diferencias entre ambas gelatinas ponen al agar-agar en un buen posicionamiento. Entre ellas cabe mencionar que no existe ese impedimento de utilizar frutas exóticas para preparar postres de gelatina. Te recordamos que la gelatina común no consigue cuajar aquellas frutas por su alto contenido en acidez (hablamos de kiwi, piña, entre otras); pues bien, el agar-agar no presenta dificultades frente a ellas.

Gelatina para vegetarianos

Otra de las diferencias que vuelven interesante el uso de agar-agar es que se disuelve a temperaturas altas (95º-100º C) y a medida que va enfriándose comienza su proceso de gelificación. Esto puede volverla mejor que la gelatina que para cuajar necesita temperaturas más bajas lo que hace que no pueda utilizarse en comidas cuyas cocciones requieren temperaturas elevadas.

Otra diferencia es que el agar-agar tiene la capacidad de ser reversible. Esto significa que una vez ha solidificado puedes volver a calentarlo y volverá a su estado primario; así si has terminado el postre y no te ha quedado lo suficientemente bien puedes volver a calentarlo e intentar la gelificación nuevamente. Esto con la gelatina es imposible.

Hoy en día, debido a todos los problemas que existen con las enfermedades de los animales explotados, muchísimas firmas de postres y alimentos escogen el agar-agar como estabilizante, en lugar de decantarse por la gelatina común.

Esta bondadosa alga puede conseguirse en herbolarios, tiendas de alimentación de origen chino y algunos supermercados que tengan comida especializada.

Otros sustitutos de la gelatina para vegetarianos

Como te contamos más arriba, el agar-agar no puede utilizarse en salsas y comidas de consistencia grasienta, para ello deberás recurrir a otros espesantes. Entre los más populares se encuentran:

La goma guar: es una fibra proveniente de las semillas de una leguminosa de nombre homónimo. Se utiliza para otorgar consistencia a zumos y productos alimentarios de diversos tipos y puede conseguirse en las tiendas especializadas en comida orgánica.

La tapioca: también recibe el nombre de mandioca y proviene de un tubérculo conocido como yuca. Es una planta de origen milenario que utilizaban los aztecas para preparar toda clase de comidas y ungüentos para sanar ciertas enfermedades. En la cocina suele utilizarse para solidificar rellenos o darle cuerpo a ciertas salsas. Puede conseguirse en cualquier supermercado.

Como puedes notar, si eres vegetariano tienes muchas alternativas para sustituir la gelatina y no privarte de estos postres tan ricos. Estos gelificantes puedes utilizarlos igualmente para preparar chupitos o comidas saladas, del mismo modo que empleabas la gelatina normal pero sin contribuir con el maltrato animal. ¡A que mola!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *