Gelatina de manzanas

 Una de las frutas más difíciles de hacerles comer a los niños son las manzanas. No sabríamos precisar cuál es la razón pero, generalmente, los niños no quieren comerse esta fruta porque les resulta aburrida y hasta insípida. Pues bien, todas las madres sabemos que con los numeroso aportes que nos da esta fruta es muy importante que los peques la consuman, por lo que su resistencia se vuelve un problema. ¡Tenemos la solución! Una deliciosa gelatina de manzanas puede ayudarte a lograr esta travesía.

Gelatina de manzanas

Entre las múltiples propiedades de la manzana cabe mencionar que es un excelente antiinflamatorio y antidiarreico, lo que la vuelve muy importante en la infancia para lograr que los niños tengan un sistema inmunológico saludable y atento a cualquier problema.

Receta de gelatina de manzanas

Para preparar este delicioso postre necesitarás pieles y corazones de varias manzanas (debes saber que cuanto más verde mejor es la consistencia que puedes lograr debido a que contiene más pectina) y azúcar a gusto.

  • Debes poner las pieles y los corazones de manzana a cocer absolutamente cubiertos de agua. Déjalos un buen rato a fuego medio hasta que estén bien blanditos pero no demasiado porque entonces la pectina puede echarse a perder.
  • Cuela el caldo que es lo que utilizarás para hacer la gelatina. Al igual que haces cuando preparas jalea puedes estrujar los corazones para extraer el máximo de líquido que puedas.
  • Dependiendo de la cantidad de líquido que hayas obtenido dependerá las proporciones de azúcar que necesitarás. En general se calcula que para un litro de caldo deberán emplearse 600 gr de azúcar; no obstante, eso también depende de cuán dulce desees que quede la gelatina.
  • Incorpora el azúcar al caldo y mézclalos bien con una cuchara de madera. Vuelve a colocarlos al fuego hasta que hierva. Cuando notes que el caldo comienza a espesarse debes sacarlo del fuego.
  • Coloca la mezcla en un molde o en varios moldecitos individuales si lo prefieres. Y por último, déjalo en el frigorífico hasta el día siguiente.

¡Ahora ya tienes una deliciosa gelatina de manzanas que hará que los peques finalmente coman esta sabrosa y necesaria fruta para crecer fuertes y felices!

Debes saber que esta gelatina también puede servirte para darle brillo a tus pasteles o tartas; por lo que quizás siempre te convenga tener un poco de ella en casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *