Gelatina de sandía

 La sandía es una fruta que a simple vista parece algo sosa, no obstante tiene un montón de propiedades saludables para nuestro organismo. Entre todas ellas cabe mencionar que es una fuente indiscutible de vitamina C, vitamina A, potasio y magnesio, todos necesarios para crecer sanos.

Gelatina de sandía

Además, dentro de sus beneficios cabe señalar que es altamente recomendada para personas que sufran del corazón o tengan problemas en la circulación. Por otra parte es un excelente fuente de hidratación y antioxidante.

Por su parte, la gelatina es un fantástico alimento que nos aporta proteínas y vitaminas sin dotar a nuestro cuerpo de hidratos de carbono; esto la vuelve necesaria y altamente recomendada para cualquier tipo de dieta.

A continuación te contamos cómo hacer una deliciosa gelatina de sandía para aprovechas las propiedades que cada una de ellas te ofrece.

Receta gelatina de sandía

Para llevar a cabo este postre necesitarás 1 litro de zumo de sandía, 5 cucharadas y media de gelatina, 2 tazas de agua y 1 taza y media de azúcar. El zumo de sandía debes hacerlo ahuecando una de estas frutas y quitándole la semilla (debes triturar la pulpa hasta conseguir un suave líquido). No tires la cáscara puesto que puedes utilizarla para darle al postre una fabulosa presentación.

  • Coloca la gelatina en 1 taza de agua hasta que se ablande y puedas trabajar correctamente con ella.
  • Hierve una taza de agua a fuego medio. Cuando esté en el punto de ebullición agrega la gelatina y remueve para que se mezclen correctamente y la gelatina se disuelva. Después, quita del fuego.
  • Agrega a la gelatina el zumo de sandía y el azúcar.
  • Vierte esta mezcla en la cáscara de sandía que habías apartado y coloca en el refrigerador hasta que la gelatina se encuentre en estado sólido.

¡Ya tienes un fantástico postre de gelatina de sandía para disfrutar junto a tu familia!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *